info@misionerashcj.com Tel. 958 25 05 25

Un SÍ, es la respuesta joven y actual de las jóvenes

Dirigido a una MHCJ

Un SI, la respuesta joven y actual de las jóvenes

Aspirantado

El Rey humilde, sencillo, montado en un burrito, el Rey de lo que no cuenta, de lo que no sirve, de los nadie; dirá a una MHCJ.

 

¡Ven Bendecida de mi Padre, recibe el gozo del Reino!

 

  • Porque saciaste el hambre de cariño, de acogida, de amor de tus hermanas, en comunidad con tu corazón entregado y dado.
  • Porque saciaste asertivamente las búsquedas contantes de tus hermanas, el deseo de crecer como mujeres y como personas, las animaste, disfrutaste con ellas sus logros y crecimientos.
  • Porque en muchos momentos de soledad, de tristeza, de frustración y de abandono, fuiste para tus hermanas la mejor compañía, fuiste el hombro de apoyo para seguir avanzando.

Un SI, la respuesta joven y actual de las jóvenes

Postulantado

¡Ven Bendecida de mi Padre!

 

  • Porque estuviste con tu hermana en el momento más vulnerable, de mayor debilidad y desnudez.
  • Porque fuiste a su lado, una con ella, fuiste corazón que ama, acoge y espera.

Un SI, la respuesta joven y actual de las jóvenes

Noviciado

¡Ven Bendecida de mi Padre!

 

  • Porque a tu lado me sentí revestida, devuelta a la vida.
  • Porque cuando no tenía fuerzas estuviste allí.
  • Porque cuando no tenía palabras fuiste mi voz, cuando estuve atada fuiste fuerza de liberación.

¡Ven Bendecida Misionera Hija del Corazón de Jesús! Disfruta de la comunidad del Reino, preparada por ti.

 

Ven Misionera Hija, con un corazón de carne, hermana, amiga, mujer humana. Sueña lo utópico, cree en la vida, danza con el Espíritu, RUAH. BIENAVENTURADA mujer de esperanza, mujer del sí a la vida…

Con Santa María del Corazón, sé mujer de Pentecostés, mujer capaz de entrar en la lógica del Padre del Reino, mujer de la PALABRA.

Haznos María del Corazón, mujeres de estar de pie en la cruz, en los sufrimientos de nuestro pueblo y muy presentes en el jardín de la Resurrección.

Que contigo Madre, seamos andariegas del Reino, mujeres de escucha y servicio, mujeres con un corazón de Carne y de Crisma.

Sí es la respuesta. Nalda Vásquez Días MHCJ.