info@misionerashcj.com Tel. 958 25 05 25

Congregación Misioneras Hijas del Corazón de Jesús;

Calle Arabial, 59, 18004 Granada, España, Tel: 958 25 05 25
Esquina Camino de Purchil ( Parque García Lorca) GRANADA

Llamadas para vivir en Comunidad y desde ella ser y sentirnos enviadas a evangelizar constantemente, a extender la Buena Nueva de Jesús. La Madre Carmen Méndez  decía a las primeras hermanas:

“Es necesario que nos vayamos preparando y pongamos gran cuidado y empeño en irnos formando y quitando de nosotras cuanto estorbe para la Obra que tanto deseamos para gloria y reinado del Corazón de Jesús resulte a su gusto y le demos cuanto El nos pida, ya que nos hace la gracia incomprensible  de llamarnos a propagar su Amor misericordioso a todos los corazones"

Nuestro Carisma

Nuestra razón de ser como Misioneras  Hijas del Corazón de Jesús, es dar a conocer a Jesucristo como centro absoluto de todo y la prioridad de su amor simbolizado en su corazón. Esta llamada a evangelizar es a través de los diferentes medios posibles (Const. 2).

Impulsadas por el amor del Corazón de Jesús, trabajamos en la Extensión del Reino de Dios mediante un apostolado de contenido universal y siempre bajo el signo de formar el corazón de los hombres en el amor y en la justicia del Corazón de Cristo

Espiritualidad

Nuestra espiritualidad, está centrada en el Corazón de Jesús. El corazón expresa en la Biblia el centro de la persona, el lugar donde residen no sólo los sentimientos, sino también los pensamientos, los deseos profundos, las decisiones. Así, hablar del Corazón de Jesús significa hablar de lo que Jesús es. Qué pensó, sintió, eligió.  Cómo eran sus relaciones, su manera de ser.

Espiritualidad Ignaciana

Nacemos con espiritualidad Ignaciana, orientada con el fin universal de la extensión del Reino  de Cristo entre los hombres, siendo contemplativas en la acción y sirviéndonos de todos los medios que conduzcan a tal fin.

La espiritualidad ignaciana, nos orienta a vivir en actitud de discernimiento buscando constantemente la voluntad de Dios.

Para Ignacio de Loyola, la vida espiritual se enraíza en una experiencia del corazón: «No el mucho saber harta y satisface el alma, sino el sentir y gustar las cosas internamente » (EX2)

La espiritualidad ignaciana nos ha dado un modo propio de realizar nuestro Carisma.

Eucaristía

Nuestro Carisma, pues, centra nuestras comunidades en Jesús presente en  la Eucaristía y las convierte en centro de unión y vitalidad apostólica. (Const. N° 6)