info@misionerashcj.com Tel. 958 25 05 25

Historia de la Casa de Formación Carmen Méndez

Una necesidad

Ante tan grande desafío y necesidad nuestras Hnas. (que en ese entonces se encargaban de la Formación Inicial), Hna. Alida Hinostroza, Hna. Gloria Irene Machado Quintero, Hna. Delicia Silva Fernández, Superiora de la comunidad de Jesús María; acompañadas por el P. Alfredo del Risco S.J. buscaron un lugar adecuado, cerca de la Confer (Conferencia de Religiosos del Perú) y de otros centros de formación teológicos.

Casa Noviciado en 1996

Se realizó la construcción de la Casa Noviciado en el año 1996, construida por el Ingeniero Civil Gaudencio Gonzales. Este sueño se hizo realidad gracias a generosa donación de muchos de nuestros bien hechores a los que siempre los tendremos ante Jesús Eucaristía

Se inaugura en 1997

La Casa Noviciado se inaugura el 2 de Noviembre de 1997. Bendecida por Monseñor Ricardo Durand Flores S.J. siendo los padrinos el P. Alfredo del Risco y la M. María albero Navarro M.H.C.J.
Casa de Formación Carmen Méndez

El Nazaret

Lo consideramos como el Nazaret en donde se preparan las jóvenes generaciones en una sólida formación humana y espiritual y en una específica formación apostólica. El fin a que se aspira es lograr hacer cristianas capaces de consagrar su vida entera. Cons. Nº 49.

Etapas que se acompañan en nuestra Casa Noviciado Carmen Méndez

Unimos las Etapas, que como proceso tenemos las Misioneras, con los nombres de las mismas propuestas por Confer, en la cual se realiza la mayor parte de la formación inicial.

Aspirantado-inspiración

En este proceso se intenta lograr un claro discernimiento de las motivaciones y de un conocimiento personal de sus cualidades que son esenciales para la vida religiosa en general y para la vivencia de nuestro Carisma específico. Directorio Nº 53. B

Postulado-sensibilización-fascinación

Lo consideramos como la etapa que permite a la joven, madurar en la vocación a la vida religiosa. Sirve también para que las formadoras descubran las aptitudes de la postulante y la autenticidad de su llamada, así como para fomentar un mutuo y amoroso conocimiento entre la aspirante y la Congregación. Const. Nº 57

Noviciado-profundización

El noviciado constituye el período fundamental de toda formación religiosa. Hemos de orientarlo hacia una educación progresiva de la libertad, de la corresponsabilidad y de la opción personal de la propia novicia. Iniciaremos en la comprensión profunda y en la práctica sincera de la vida religiosa, en un encuentro personal y profundo con Dios. Cons. Nº. 58

La importancia en la formación:

El valor de la futura Misionera Hija del Corazón de Jesús, es descubrir todo su potencial como mujer misionera inserta en la realidad de Iglesia como en la realidad social, teniendo como horizonte los valores y la construcción del Reino de Dios.

“Una formación integral tiene que abarcar a toda la persona, comenzando por el núcleo más secreto e íntimo de la misma: su corazón…”

Const. 51

Escudo Misioneras

 

Formación directa:

De la libertad (libertad buena)

De la bondad (bondadoso y afable)

Continua y progresiva

Con compromiso, aceptación y búsqueda

Acogiéndonos como Don de Dios

En un proceso de discernimiento, con toma de decisiones.

Hermana encargada de la formación de las jóvenes: Nalda Vásquez Díaz

Es indispensable proporcionar a todas cuantas hayan escuchado el llamamiento de Cristo y se hayan decidido a seguirlo, una sólida e íntegra formación, que desarrolle en las jóvenes su personalidad de mujeres, de mujeres consagradas sensibles y abiertas a los problemas del mundo. Para ello hay que desarrollar en ellas el sentido de Dios y la solicitud por los demás. Const. Nº. 49.

Puedes contactar con nosotras en